GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

miércoles, 14 de junio de 2017

Ruiz-Mateos detrás de la caída del Banco Popular- Entrevista


De la época.1983. Ruiz-Mateos acusa a Luis Valls Taberner, presidente del Banco Popular, de estar detrás del expolio de Rumasa.

http://ramblalibre.com/2017/06/14/10190/

Ignacio Fernández Candela: “Ruiz Mateos ha culminado su justicia con el Banco Popular”



Enrique de Diego

Todo lo que viene a continuación es inédito, revelaciones del más alto nivel realizadas por Ignacio Fernández Candela, portavoz de José María Ruiz Mateos en su última etapa, confidente y amigo. Dos luchadores unidos frente a las tribulaciones y los imponderables. Es sabido que José María Ruiz Mateos culpaba a Luis Valls Taberner de su desgracia, de la expropiación de Rumasa, de haber participado en la conspiración. El Banco Popular, que entonces figuraba como el mejor gestionado, hoy ha pasado a ser el despojo entregado al Banco Santander por un euro (y 7.000 millones de deuda). El relato que surge de la entrevista es apasionante:

– La venta del Banco Popular por un euro al Santander, ¿podría interpretarse como una venganza póstuma de D. José María Ruiz Mateos?
Seguro que sorprenderá esta pregunta que formula usted, D. Enrique.  ¿Qué tiene que ver el fallecido en el 2015 D. José María Ruiz-Mateos con la quiebra del Banco Popular ahora? Yo  respondo como testigo y, si me permite la expresión,  precursor de su justicia… que todo. Y paso a explicar aquellos años últimos de su vida, cuando cada día era una batalla de alto nivel por pagar a los inversores a espaldas del mundo que le daba por terminado.
Un día le pregunté por qué salió a atender a la Prensa sin tomar su medicación, cuando públicamente ofreció una imagen extrema de su enfermedad de Parkinson que era radicalmente  menos visible con el tratamiento periódico y en la relación cotidiana que manteníamos trabajando por las soluciones con un lobby patrimonial extranjero. Me respondió: “que se lo crean, Nacho”. Y tras esa cortina de la dolencia observaba el verdadero Ruiz-Mateos que fingía, hasta delante de la familia, cuando creían que su declive era inminente. El Parkinson entonces se manifestaba como el Guadiana: unas veces visible y otras no;  pero para constatarlo había que permanecer a su lado. No fue así unos años después, al ser ya el proceso irreversible.
Antes todavía estaba en pie aun luchando él y yo en las trincheras de lo público y privado. En la agenda tuvimos varias reuniones secretas que  facilité con presidencias de bancos. Ni sus hijos se enteraron. Una de ellas fue con la entidad dirigida entonces por Ángel Ron; en esta ocasión nos acompañó su hija Begoña, no así
en las sucesivas.



Luis Valls Taberner. /Foto: luisvallstaberner.com.
Nunca fue una persona vengativa pero sí poseía un sentido rígido, disciplinar y determinante de la Justicia que a él se le había negado toda la vida. En ese sentido sí es responsable de actuar en el momento preciso contra el Banco Popular cuando se jugaba su prestigio y solvencia. Ese momento preciso fue objeto de acciones decisivas en el 2012, cuyas consecuencias han llegado en el 2017. En efecto, Luis Valls Taberner debe de estar revolviéndose en la tumba, como vaticiné al entonces Director de Presidencia del Banco Popular, con esta quiebra de un banco fundado en 1926 y que fue uno de los grandes beneficiados que se repartieron las 23 entidades financieras de D. José María y sus 1.000 sucursales, además de sus lucrativas empresas.
Ruiz-Mateos ha culminado su justicia con el Banco Popular. Esa es la verdad oculta en esta ocasión. Poco se imagina nadie-ni profesionales de banca ni algunos medios de comunicación tan desinformados- cuál es el detonante de esta quiebra, por otro lado canallesca que ha sido llevada con alevoso oscurantismo hasta dar el hachazo de la ruina a sus 300.000 pequeños accionistas. Una estafa legal con rúbrica de organismos oficiales que han provocado un valor cero a la acción. Como dice el aforismo: “hecha la ley, hecha la trampa”.
  
Una estrategia financiera  que requiriendo confianza encontró la amenaza de un escándalo que podría provocar dar publicidad a las cartas personales de Luis Valls Taberner; las que implicaban al Banco Popular en aquellos tiempos del expolio de Rumasa. Lo cierto es que si la corrupción jurídica sentenciaba valor cero al patrimonio, en esferas internacionales y con la  perspectiva de litigio en tribunales fuera de España  los derechos de cesión  estaban valorados en más de 8.000 millones de euros en justiprecio y 18.000 millones de euros en retasaciones. Una perspectiva poderosa de confrontación jurídica que constituía una inconveniencia para cualquier gran banco que fuera a relacionarse con el Popular en esa ampliación de capital in extremis.
Además, paradójicamente, varios de los principales bancos que pretendían cumplir con la ampliación de capital, estaban en contacto con nosotros por la realización de una Trading Count multimillonaria, con aval de los derechos de cesión por valor de 2.000 millones de euros. En consecuencia, se sabía en los círculos financieros internacionales del serio trabajo que se estaba realizando precisamente con esos bancos, incompatibles con el escándalo y la obligada discreción de una operación de ese calado. Aquello debió de producir un efecto dominó que obligó a acudir a pequeños accionistas, insuficientes para el ambicioso plan de regeneración y que ante el fracaso del plan han dejado en la más ruin estacada.
  Qué poco imagina nadie lo sucedido tras las paredes de Alondra, 2, en los últimos años de su vida donde permaneció firme  en su despacho en tanto su enfermedad degenerativa se lo permitió.
– ¿Cómo José María Ruiz Mateos trató de dificultar la ampliación de capitales del Banco Popular? ¿Nos lo puede contar?
  Nunca paraba de cavilar sobre posibles soluciones al pago de los inversores. Tanto es así que frecuentemente me llamaba de madrugada para que fuera a trabajar la idea con él. “Vente, vente , que te va gustar lo que he pensado”, exclamaba por el móvil.
  Una mañana temprana,  nada más ir a saludarle a su despacho, me dijo que había que buscar una posición negociadora con el Banco Popular, dado que estaba en una situación delicada intentando una ampliación de capital.  Él lo vio como una oportunidad de justicia para conseguir que un beneficiado de la expropiación facilitara una operación que permitiera pagar a los inversores. El intento de negociación fue infructuoso.
 ¿Cómo se sembró lo que ha constituido la caída del Banco Popular, D. Enrique? Fácil: D. José María se aseguró de que en el 2012 ningún gran banco acudiera a la ampliación de capital. Bastaron unas misivas enviadas a cada presidente de los bancos que se interesaban en esa ampliación de capital anunciada a bombo y platillo por el Banco Popular. Conocedor de que se trataba del banco de la institución religiosa que le había traicionado,  encontró la oportunidad de resolver el drama de los inversores a cargo de sus enemigos declarados; enemigos que siempre denunció públicamente. Era una vertiente más de trabajo junto a otros emprendidos con ese único fin que lo mantenía vivo y alerta.
  La ampliación iba a estar liderada por Deutsche Bank, Banco de Santander, Bofa Merril Lynch, JP Morgan y UBS Investment Bank, que actuarían como Coordinadores Globales y Joint Book runners. El sindicato de bancos aseguradores se completaba con Barclays, BNP, Paribas, HSBC, Morgan Stanley, Société Générale, y Mediobanca que actuarían como Joint Bookrunners y con BBVA, Crédit Mutuel (joint Lead Managers), KBW y JB Capital que actuarían como Co-managers. Todos fueron informados con entrega en mano de la intención de justicia pública que legítimamente reivindicaba el empresario. Un jarro de agua fría para el optimismo hasta entonces confiado de las entidades.
  Con cada carta se remitió un CD que contenía un libro inédito, datado en  1985,  de preguntas y respuestas donde se exponía en carne viva, con todo tipo de detalles y documentos, las implicaciones de cada cual en la expropiación demostradamente delictiva; pues, recordemos,  D. José María fue exculpado de toda imputación en 1996 y se dictaron sendos autos del Tribunal Supremo en 1999  que  instaban a la devolución de su patrimonio, a falta de una consolidación de balances que nunca se produjo, ni hubo intención de calcular.
  ¿Ampliación de capital de un Banco Popular con problemas que antes se había apropiado, como otros,  de su patrimonio financiero y empresarial? La venganza es un plato que se come frío, dice un proverbio, D. Enrique; en este caso D. José María solo vio una ocasión para responder por los tomadores de pagarés de Nueva Rumasa con el único empeño de abonarles lo adeudado. Una oportunidad para adoptar una posición negociadora, dado el importante cariz de la operación que se disponía a abordar el Popular.
– ¿Cómo surgió la oportunidad para reunirse D. José María y Usted con la cúpula directiva del Banco Popular?
  Un día salimos a pasear fuera de Alondra, 2 D. José María, Begoña y yo-pues temía que alguien hubiese puesto micrófonos por la casa-y se me comunicó que contactara con la Secretaria de Presidencia del banco para conseguir ser recibidos por D. Ángel Ron. Llevaba meses realizando un trabajo de documentación con cientos de cartas personales de D. José María y documentos que probaban la implicación de Valls Taberner en el engaño que le llevó traicioneramente a la expropiación; tal y como había denunciado siempre el empresario.
 Aquella reunión en la sede del Banco Popular la conseguí después de dirigirme a la adjunta a Secretaria de Presidencia y a la propia Secretaria como director de comunicaciones y portavoz de D. José María, e informarla  del minucioso y extenso trabajo de documentación realizado que comprometía al banco en un momento crucial,  como era una ampliación de capital.  Accedieron a reunirse si bien anuncié por sorpresa que iría acompañado de D. José María por interés de las dos partes.
– ¿Qué sucedió en aquellas reuniones de D. José María y Usted con la Presidencia del Banco Popular?
 
 Previamente Begoña y yo tuvimos una toma de contacto donde se nos informó que el banco ya había perdonado a la familia una cantidad millonaria en euros por ser quien  fue su padre. Por lo tanto cualquier condición de negociación pasaba por presentar un proyecto solvente y garantizado de crédito para pagar a los tomadores de pagarés. Puedo asegurar con rigor que D. José María vivió los últimos años con el desempeño esforzado de pagar las deudas adquiridas,  involuntariamente desinformado de la realidad con la emisión de pagarés.
 Afirmo, conocedor de que todo el mundo ignora lo sucedido en los últimos años de su vida, que el Sr. Ruiz-Mateos buscó Justicia y encontró la oportunidad después de entrevistarnos él, su hija Begoña y yo en calidad de portavoz y director de comunicaciones con D. Alberto Muñoz Fernández, director de presidencia del Banco Popular y mano derecha de D. Ángel Ron. Probablemente aquella reunión significó el principio del fin del Banco Popular,  aunque en apariencia no pasaba de ser un trance en el anecdotario de la Dirección.  Unas conversaciones muy tensas por cuanto el Director de Presidencia admitió que en un pasado el Banco Popular se lucró de las entidades financieras del Sr. Ruiz-Mateos, sí,  pero que aquellos tiempos de confusión jurídica e histórica no tuvieron consecuencias legales. En vista de lo cual y sin considerar el lucro irregular resultado del engaño que denunció siempre el empresario contra Valls Taberner, se instaba a presentar un plan de viabilidad con suficiente solvencia como para garantizar un préstamo dirigido al pago de los Inversores de Nueva Rumasa.
  Después de hablar el empresario me dirigí al Director de Presidencia y le inquirí sobre lo que había afirmado de ser conocedor de los entresijos sobre la expropiación y el lucrativo negocio que supuso el reparto de las 23 entidades financieras para el Banco Popular y las 1.000 sucursales. Al responderme que sí pero que estábamos tratando una cuestión ajena que era una operación de crédito para pagar a los Inversores de Nueva Rumasa, le respondí con severidad que dada la insensibilidad, la hipocresía y las consecuencias derivadas de esos asuntos turbios generados con el expolio del Sr. Ruiz-Mateos y siendo yo estudioso de aquellos acontecimientos clasificando documentos y cartas personales del empresario, me disponía a hacer pública toda esa documentación en un libro que desenmascararía, por añadidura,  la aparente integridad del banco;  y que siendo así de resolutiva y penosa la verdad hasta Valls Taberner se iba a revolver en la tumba.
  No esperándose esa declaración que repuse con indignación, el Director de Presidencia arguyó que entraba en un terreno pantanoso que podría interpretarse como un chantaje. Resueltamente golpeé la mesa y repuse: ¿Chantaje o Justicia?
  D. José María que estaba a mi izquierda, de inmediato apaciguó la situación tomando la palabra. Al salir de la reunión y una vez entrados los tres en el coche de Begoña para regresar, D. José María exclamó exultante que yo había estado genial, sensacional, inmejorable en la reivindicación de sus derechos ante el banco, uno de los siete grandes,  que lo expolió tal cual se repartieron los jirones de la túnica de Cristo.
  El Sr. Ruiz-Mateos no necesitaba un portavoz afable y condescendiente, sino un duro batallador por sus derechos contra la injusticia. Un papel que asumí pública y privadamente-muchos no me guardarán un recuerdo agradable-a mi pesar,  obligado por las circunstancias o el destino que nos unió, como así me decía él.
  La siguiente reunión acordada fue menos tensa pero les incomodaba a los directivos que sacara a relucir la doblez moral que se había mostrado. En consecuencia pidieron a Begoña que yo no acudiera más a las citas. Así nos planificamos otras D. José María y yo con presidencias en otros bancos que en el pasado aprovecharon la coyuntura de la expropiación; incluido un acercamiento a Emilio Botín intentando procurar una posición que le aviniera a negociar  después de cerrar el grifo crediticio del Banco de Santander al Grupo Nueva Rumasa.
  Todo acto tiene consecuencias y en el caso del Banco Popular estas se han manifestado tras la impronta histórica de una injusticia, cuya siembra ha generado la tempestad de la quiebra; sobre todo contra los desavisados y traicionados accionistas que han sido engañados con vileza tras la aparente cortina de la legalidad. La historia se repite.
(Continuará entrevista)

jueves, 18 de mayo de 2017

Clínica Hernadent: acuerdos de buena voluntad (Rambla Libre)




Clínicas Hernadent: fin de los desacuerdos al tener el verdadero placer de conocer a su Dirección







Ignacio Fernández Candela. Escritor. Crítico literario.

Fin del problema y acuerdo de buena voluntad por ambas partes. Estamos entre personas como Dios manda. Antes solo nos faltó la comunicación y no por culpa de los responsables directivos. Me ha quedado claro: la información llegó tarde, cuando el problema se había extendido en el tiempo y las indignaciones de entrambas partes estaban desatadas. Clínicas Hernadent puede presumir de excelencia profesional siendo lo sucedido un caso aislado y resuelto.





Ignacio Fernández Candela.
La Paciente será recibida por la Dirección General y escuchada con interés verdadero. Así lo he colegido muy sorprendido de la calidad humana que he encontrado. Nada que ver con otras actitudes que ellos desconocían. Nada. Ellos no podían saber lo acaecido porque no se les comunicó puntualmente, siendo cada eslabón en el trato al cliente imprescindible para que no haya rotura de la cadena de información.  

Todo subsanable con la atención que, así ratifico, desean dar con honradez y absoluta profesionalidad.

De haber sabido quiénes se encontraban en la Dirección de las Clínicas Hernadent, habría disipado de inmediato toda duda: ha sido un placer conocer al cuadro directivo y también al Procurador y el Abogado de la Sociedad. Hoy fue uno de esos días paradigmáticos en que la vida te sorprende conociendo excelentes personas. Queda resuelto todo lo sucedido este tiempo con solo esta memorable mañana al conocerlos. 

Así ha sido después de estas semanas en que las confusiones no aclaradas y la falta de comunicación agravaron una situación que, de haberlo sabido, jamás habría sucedido. Porque después de conocer al cuerpo directivo, a los responsables de las Clínicas Hernadent, he encontrado a personas exquisitas en el trato y con una honradez sin tacha. Una dignidad como la percibida no se disimula; se lleva.
Una magnificada talla personal que se me ha demostrado hoy y que pone fin a los desacuerdos que, sencillamente, surgieron por una comunicación que solo les llegó una vez el problema se había extendido con mi reacción defensiva por la salud y el honor de la Paciente.




Lamento no haber sabido antes de ellos y estoy seguro, en la línea de lo hoy reconocido, que D. Pablo Hernández -fundador junto a su hermano- era una excelente persona y gran profesional.

Es cierto que los conflictos bélicos se inician cuando fracasan las relaciones diplomáticas; las comunicaciones vitales para comprender la postura de las partes y que clarifican los malentendidos. La incomunicación genera discordia porque se desconoce la verdadera actitud de los silenciados. Lo mismo sucede en las relaciones sociales y profesionales.

En este caso aclaro todo malentendido generado por circunstancias ajenas a la Dirección, a su comprobada profesionalidad arraigada durante veinticinco años gracias al esfuerzo de los Doctores Jesús y Pablo Hernández. No me cabe duda de que, salvo unas puntuales y aisladas excepciones ya arregladas, el cuadro médico en general ejerce según el código deontológico y las esmerada práctica odontológica.

 Hemos acordado el fin de esta problemática nada más descubrir a las dignas y honradas personas que dirigen la Sociedad y comprobar ellos la integridad de mi criterio en defensa de la Paciente, quien  será recibida por la Dirección y escuchada.

 Nobleza obliga, uno de los responsables-todos cuantos he conocido hoy me han parecido personas muy honorables -me ha comentado que lo sucedido lo toman como una experiencia constructiva con el objetivo de mejorar y dar la mayor calidad de servicio, con la entusiasta e inteligente voluntad para que Clínicas Hernadent continúe siendo un refente de la salud dental con un óptimo trato a sus pacientes.

 Gracias a la Dirección de Clínicas Hernadent. Profesionalidad e integridad. Hoy muy gratamente comprobado.

Procederé a restaurar el buen nombre de Clínicas Hernadent, borrar referencias de la batalla pasada tanto en artículos periodísticos como redes sociales o blogs. Lo hago con gusto y dando a Dios gracias por la experiencia que hoy se me ha brindado, con la certeza de que con buena fe todo se puede aclarar entre personas de sana voluntad. 

 Agradecidos por este gesto de humanidad y profesionalidad a Clínicas Hernadent. 

miércoles, 17 de mayo de 2017

Clínicas Hernadent: fin de los desacuerdos al tener el verdadero placer de conocer a su Dirección



 Fin del problema y acuerdo de buena voluntad por ambas partes. Estamos entre personas como Dios manda. Antes solo nos faltó la comunicación y no por culpa de los responsables directivos. Me ha quedado claro: la información llegó tarde, cuando el problema se había extendido en el tiempo y las indignaciones de entrambas partes estaban desatadas. Clínicas Hernadent puede presumir de excelencia profesional siendo lo sucedido un caso aislado y resuelto.

  La Paciente será recibida por la Dirección General y escuchada con interés verdadero. Así lo he colegido muy sorprendido de la calidad humana que he encontrado. Nada que ver con otras actitudes que ellos desconocían. Nada. Ellos no podían saber lo acaecido porque no se les comunicó puntualmente, siendo cada eslabón en el trato al cliente imprescindible para que no haya rotura de la cadena de información. 

Todo subsanable con la atención que, así ratifico, desean dar con honradez y absoluta profesionalidad.

 De haber sabido quiénes se encontraban en la Dirección de las Clínicas Hernadent, habría disipado de inmediato toda duda: ha sido un placer conocer al cuadro directivo y también al Procurador y el Abogado de la Sociedad. Hoy fue uno de esos días paradigmáticos en que la vida te sorprende conociendo excelentes personas. Queda resuelto todo lo sucedido este tiempo con solo esta memorable mañana al conocerlos. 

 Así ha sido después de estas semanas en que las confusiones no aclaradas y la falta de comunicación agravaron una situación que, de haberlo sabido, jamás habría sucedido. Porque después de conocer al cuerpo directivo, a los responsables de las Clínicas Hernadent, he encontrado a personas exquisitas en el trato y con una honradez sin tacha. Una dignidad como la percibida no se disimula; se lleva.

 Una magnificada talla personal que se me ha demostrado hoy y que pone fin a los desacuerdos que, sencillamente, surgieron por una comunicación que solo les llegó una vez el problema se había extendido con mi reacción defensiva por la salud y el honor de la Paciente.

  Lamento no haber sabido antes de ellos y estoy seguro, en la línea de lo hoy reconocido, que D. Pablo Hernández-fundador junto a su hermano- era una excelente persona y gran profesional.

 Es cierto que los conflictos bélicos se inician cuando fracasan las relaciones diplomáticas; las comunicaciones vitales para comprender la postura de las partes y que clarifican los malentendidos. La incomunicación genera discordia porque se desconoce la verdadera actitud de los silenciados. Lo mismo sucede en las relaciones sociales y profesionales.

  En este caso aclaro todo malentendido generado por circunstancias ajenas a la Dirección, a su comprobada profesionalidad arraigada durante veinticinco años gracias al esfuerzo de los Doctores Jesús y Pablo Hernández. No me cabe duda de que, salvo unas puntuales y aisladas excepciones ya arregladas, el cuadro médico en general ejerce según el código deontológico y las esmerada práctica odontológica.

 Hemos acordado el fin de esta problemática nada más descubrir a las dignas y honradas personas que dirigen la Sociedad y comprobar ellos la integridad de mi criterio en defensa de la Paciente, quien  será recibida por la Dirección y escuchada.

 Nobleza obliga, uno de los responsables-todos cuantos he conocido hoy me han parecido personas muy honorables -me ha comentado que lo sucedido lo toman como una experiencia constructiva con el objetivo de mejorar y dar la mayor calidad de servicio, con la entusiasta e inteligente voluntad para que Clínicas Hernadent continúe siendo un refente de la salud dental con un óptimo trato a sus pacientes.

 Gracias a la Dirección de Clínicas Hernadent. Profesionalidad e integridad. Hoy muy gratamente comprobado.

Procederé a restaurar el buen nombre de Clínicas Hernadent, borrar referencias de la batalla pasada tanto en artículos periodísticos como redes sociales o blogs. Lo hago con gusto y dando a Dios gracias por la experiencia que hoy se me ha brindado, con la certeza de que con buena fe todo se puede aclarar entre personas de sana voluntad. 

 Agradecidos por este gesto de humanidad y profesionalidad a Clínicas Hernadent. 

Ignacio Fernández Candela

martes, 4 de abril de 2017

Cuando Ruiz-Mateos rechazó que Hugo Chávez solucionara sus problemas vendiendo España

  http://laverdadocultadenuevarumasa.blogspot.com.es/2017/04/cuando-d-jose-maria-rechazo-que-chavez.html

(Para leer, subrayar el texto).

Chávez intentó comprar la deuda de Ruiz Mateos para vengarse del "por qué no te callas" del rey

La operación, tasada en 15.000 millones, se articuló desde un despacho en Alemania y pudo comprometer las arcas públicas durante años.

http://www.elespanol.com/espana/20170402/205479726_0.html 

Fuente: El Español.

Don Juan Carlos, en 2007, en el momento del '¿Por qué no te callas?'.
Don Juan Carlos, en 2007, en el momento del '¿Por qué no te callas?'.

sábado, 11 de marzo de 2017

11-M oscurantista e irresuelto trece años después




LAS NUEVE MUSAS. Semanario de Arte, Ciencia y Humanidad.

Ignacio Fernández Candela-Consejero editorial y jefe de sección-Opinión




Viernes, 10 de marzo de 2017
TRECE AÑOS DESPUÉS.

11-M oscurantista e irresuelto

Guardar en Mis Noticias.

Enlace al artículo en Las nueve musas.com.

Una vicisitud oscurantista. Una más, de la dolorosa historia de España en esta democracia manipulada por hilos invisibles que disponen la tragedia y su ocultación con el libre albedrío de una profunda corrupción a espaldas de los más que engañados ciudadanos.


       Durante  el año 2004 y siguientes me impliqué en la investigación del 11-M desde un blog  con más de cien mil lectores únicos-firmado con seudónimo-que fue en su momento una referencia obligada para entender cuanto estaba sucediendo acerca de la matanza y sus posteriores consecuencias socio-políticas. Entonces formaba parte de un foro influyente y muy determinante  denominado Los Monclovitas .

    Otros  convirtieron las investigaciones periodísticas en un circo de intereses propios y un mercantilismo execrable, sacando partido de la tragedia, que  finalmente pasó factura a la credibilidad moral de los que empuñaban los micrófonos y escribían en los periódicos para hacer caja. Tristemente pasó al olvido público la resistencia contra una versión oficial  plagada de falsedades.

   Aún con los últimos coletazos del zapaterismo en el año 2009 publiqué un libro intitulado: La afilada navaja de Ockham II. Usar el sentido común ante la evidencia criminal.  Una obra examinada por miles de lectores que sigue en boga y forma parte de numerosos listados con referencia a aquel día aciago  en la memoria desangelada de España. De haberlo titulado 11-M, usar el sentido común ante la evidencia criminal, su impacto editorial habría sido mayor pero pagué la novatada del segundo libro que publicaba sin un consejo serio y  profesional de editores que miraran más allá de la ganancia inmediata. Porque ese título que no fue, directo y sin ambages, resumía la realidad de lo acontecido según la premisa de que ante varias hipótesis la más sencilla es la verdadera. Y según esto con un despliegue de reflexiones ceñidas a la realidad, atinadas y lógicas sobre lo acontecido, había que preguntarse sobre quiénes eran los beneficiados de esta desalmada matanza. Cui prodest scelus, is fecit.

  La primera consecuencia del  11-M fue una tensión social que justificó la radicalización política. Fructificó el pretexto en el alevoso Pacto de Tinell  y el llamado cordón sanitario contra un  Partido Popular que hasta entonces parecía digno incluso para sus propios votantes.


  El tiempo corroboró que Zapatero, ETA, el nacionalismo latente que se trasformó en crónico; medios de comunicación y lobbies en las sombras fueron los que sacaron tajada de un crimen que en sus posteriores investigaciones estuvo cuajado de inexactitudes evidentes, chivos expiatorios, falsas pruebas y testigos, declaraciones públicas basadas en la mentira rastrera; chapuzas manipuladas y prevaricaciones de jueces que supeditaron vergonzosas sentencias al estímulo y la coacción de un gobierno sospechoso de muchos amaños, muy pendiente de las resoluciones en lo que resultó un macro juicio como lavado de cara y blanqueo de circunstancias que iniciaron sus retorcidos despropósitos cuando fueron destruidos, a los dos días de perpetrarse la masacre, los vagones de la muerte conculcando la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Asimismo desaparecieron los objetos personales y enseres de las víctimas con el deliberado propósito  de que no se pudiera investigar el tipo de explosivo usado que muchos expertos militares –al ver los efectos en las fotografías-achacaron al de tipo C4.

   Se dio por cierta la versión de que estalló Goma 2 Eco cuando se probó la existencia de Tytadine e, incluso por las pruebas periciales, la existencia de otro tipo de explosivo. Inaudita por absurda pero dada por veraz fue la mochila encontrada en la Comisaría de Vallecas con el móvil con tarjeta que fue la excusa para efectuar las redadas y detenciones de numerosos sospechosos que después quedaron en libertad sin cargos. Por no mencionar como torpeza criminal cargar de tornillería aquella mochila cuando en ningún cuerpo de las víctimas fue encontrada esa metralla, o la aparición de la furgoneta Kangoo inspeccionada por perros sin encontrar nada y que, después de su paso por la Comisaría de Canillas, da lugar al descubrimiento con-milagro será- todas las pruebas que implicaban  los supuestos islamistas; los que después se suicidaron encontrando a uno de ellos con los pantalones puestos al revés en un piso pared con pared a la casa de un experto en escuchas policiales. O la aparición súbita de un Skoda para refutar que todos los terroristas no entraban en la Renault Kangoo. Prueba que se demostró falsa pero que el juez Bermúdez no se molestó en saber quién estaba interesado en poner otra prueba falsa y con qué fin. Y así, demostradamente, una tras otra.

   El mismo Zapatero parecía saber previamente,  durante la comparecencia de la comisión de investigación-el paripé público para afianzar las confusiones y justificar al islamismo como autor del acto terrorista-, la importancia de indagar sobre el explosivo utilizado, toda vez que tiempo después se intentaron lavar las trazas con agua y acetona incluso en el laboratorio donde se encontraban. Los mismos investigadores se llamaron a sorpresa cuando descubrieron el gran engaño, estupefactos y escandalizados,  al examinar algunas pruebas con un insospechado tipo de explosivo que echaba abajo la versión oficial y con ello la supuesta autoría de islamistas.


   La trama fue compleja por superponerse varias vías conducentes al posterior 11-M. Un plan perpetrado con anterioridad que conllevaba una maniobra de confusión y que en paralelo apuntaba a un intento de ETA por atentar contra una estación de tren en Madrid además de transportar media tonelada de explosivos incautada en una furgoneta accidentada que facilitó la detención de etarras sin que ofrecieran ninguna resistencia. Un cebo nada casual que alertaba sobre un posible macro atentado en espacios ferroviarios. En tanto, simultáneamente, ese mismo día los otros de la trama, supuestamente islamista, transportaban explosivos procedentes Mina Conchita. Confidentes de la Policía, para más inri. Un coche lanzadera y otro con explosivos que a pesar de ser parados por la Guardia Civil siguieron su camino sin obstaculizaciones.

  Casualidades no existen. Tampoco maestría en un demoniaco plan de chapuceros que fueron cambiando las manipulaciones de forma improvisada y exponencialmente torpe, pero al amparo de una influencia mayor que solapó el descaro incluso con rúbrica de sentencia judicial.

   Una vicisitud oscurantista, una más,  de la dolorida Historia de España en esta democracia manipulada por hilos invisibles que disponen la tragedia y su ocultamiento con el libre albedrío de una profunda corrupción a espaldas de los más que engañados ciudadanos.

   En esta España es fácil comprender su presente cuando se revisan los exordios oscuros del 2004 que han devengado tiempos de desorden y el reverdecimiento de los rencores guerra civilistas que hasta la llegada de ZP estaban olvidados por la mayor parte de los españoles. No existe la casualidad en la resurrección de los odios ni en la deriva secesionista. No fue fruto de la crisis el profundo hundimiento económico del país, ni los drásticos cambios de recorte de libertades contra los ciudadanos.  La victoria del terrorismo contra sus víctimas tampoco corresponde a un espontáneo devenir de negociaciones sino a una planificación orquestada desde las sombras con reuniones secretas que  desembocó en la masacre del 11-M que marcó el gobierno de Zapatero y con él un declive propiciado contra el equilibrio institucional y económico.

   Solo el desinterés y la indiferencia permiten que los canallas se salgan con la suya. España está dominada por el relativismo moral y el engaño de las sombras que realmente nos dirigen influyendo con el temor y la coacción sobre los dirigentes políticos y los jueces. No hay democracia limpia ni libertad sin subterfugios. No existe justicia terrena que damnifique a las víctimas, pero seguro que hay una que espera a los confiados depredadores del alma que sonríen por el plan maestro de sus malignidades. Deberían tener terror por la siembra de sus obras temporales.

   A esos les aguardan las ratas del infierno para devorarles las entrañas sin descanso y con la misma saña que mataron a 194 inocentes, justificándose tras las razones de un poder infecto que terminará despedazándoles allá donde sus espíritus diabólicos acaben. Malditos sean por siempre jamás.

jueves, 3 de noviembre de 2016

Luis María Anson, a favor de la censura en Internet. (Rambla Libre)


 Luis María Anson, a favor de la censura en Internet (Ya quisiera)

http://ramblalibre.com/2016/10/18/luis-maria-anson-a-favor-de-la-censura-en-internet/



Anson o el retorno a la censura.
Redacción

El periodista Luis María Anson ha hecho unas declaraciones en México, al periodista José Cárdenas, en las que se muestra partidario de la censura en Internet. Vuelve así a sus tesis juveniles, cuando se mostraba completamente contrario al sufragio universal y consideraba un peligro y una herejía la libertad de expresión.

Hemos solicitado a nuestro colaborador Ignacio Fernández Candela su opinión sobre esas declaraciones:

“Las aspiraciones de Luis María Anson sobre la regulación de la libertad de expresión son comprensibles existiendo ilimitación por internet para poder denunciar públicamente aquellos abusos que antes se silenciaban tras la manipulación de los despachos.

Activar al máximo el derecho de esa libertad y proponer penalizar a los que lo exceden, según él, es manifiestamente incoherente y contradictorio, y en todo caso una sugerencia intolerante que al periodista le gustaría satisfacer para ocultar un pasado y un presente incómodos a sus ambiciones personalistas, teniendo como tiene muy engañado al público del mundo allá donde vaya. Es de fácil perorata y nulo ejemplo ético personal. Demostrado según sus obras que dicen más que sus fútiles palabras.

Los excesos de la libertad de expresión son una quimera de Anson pues ya está suficientemente contemplado desde el punto de vista jurídico. Otra cuestión es que este democrático intolerante desee una censura-que es a lo que alude- para silenciar las vergüenzas que van aflorando de su vida personal y profesional a raíz de los abusos laborales practicados contra personas honradas que lo denuncian”.